Del deshielo a la ola de calor: en los polos opuestos del cambio climático

Carmen descubrió el color azul insólito en el verano de 1997. En su primera expedición al Ártico. Un añil único que sólo existe en el interior de los glaciares. Allí estaba la joven Carmen -enfundada en un grueso traje amarillo- suspendida sobre un abismo de hielo. De hielo azul como ningún otro. Las manos bien sujetas a una cuerda, los ojos vivaces, la sonrisa congelada…