Cuando el Cambio Climático nos alcance…

* M. en C. Gabriel Baltierra Jasso

¿Cambio Climático? Eso nos hubiéramos preguntado hace 70 años cuando aún no existía conciencia sobre la influencia del humano en la tierra y el daño que genera. No solo hubiéramos sido entes extraños a los ojos de las personas, sino que seríamos blanco de críticas fuertes, nos hubieran acusado de estar en contra del desarrollo industrial, económico y político.

Hoy la visión de este término es completamente contraria al pasado, al grado que es parte de los estudios en las primarias y secundarias, temas que cuando muchos de nosotros estudiábamos, no existían como parte de nuestra formación, es más, en secundaria dedican casi una semana para estudiar las fuentes alternas de energía, llegando a conocer algunos términos básicos que como profesor enseño a nivel maestría. Esa es una de las diferencias generacionales que evolucionan en pro del medio ambiente y del cuidado del planeta.

Debemos de tener presente en todo momento que el Cambio Climático no solo es debido al humano, existen otras variables naturales que a través de las eras geológicas (millones de años) han afectado al planeta, como por ejemplo la rotación de los polos de la tierra, el movimiento de las placas tectónicas, la dirección de las corrientes marítimas, e incluso el vulcanismo y los meteoritos (si no me creen, pregúntenle al primer dinosaurio que vean mañana camino a su trabajo).

Al ser una complicación mundial, México no es ajeno a la problemática ambiental, es más, es totalmente vulnerable; en nuestro país las evidencias del Cambio Climático son contundentes, ya no podemos seguir especulando con el tema, ni discutir si se requieren o aprueban Leyes y Estrategias Nacionales en materia Climática, e incluso que dichas propuestas queden como papers, hoy requerimos la aplicación de estos. El índice de vulnerabilidad hídrica ante el Cambio Climático (CESOP) establece que Veracruz, Michoacán, Guerrero y Chiapas reportan el riesgo más alto de lluvias torrenciales, inundaciones o ciclones tropicales. Necesitamos no solo la conciencia de la gente, se requiere de un Estado enfocado en políticas ambientales, de Secretarías u Organismos que implementen las herramientas necesarias para fortalecer la lucha en contra de la aceleración del Cambio Climático, además aumentar las responsabilidades y sanciones en las industrias que generen contaminación y accidentes ambientales en el país.

Las señales son totalmente visibles, el desfasamiento de las estaciones del año, el acrecentamiento en las inundaciones en la zona sur del país y de manera contraria en el norte las sequías con su respectivo aumento de temperatura. Pero los signos ambientales ya sobrepasaron la primer fase, ahora tenemos temblores en zonas donde no existe registro histórico de haber presentado movimientos, o un caso más reciente, el devastador tornado en Coahuila.

En un país con 60 millones de pobres y con un aumento significativo de fenómenos ambientales extremos, el resultado será muy caro. Todo esto tendrá consecuencias devastadoras, haciendo alusión a una gran película que expone la realidad humana: Cuando el Cambio Climático nos alcance

* Gabriel Baltierra Jasso
M. en C. Geociencias y Administración de los Recursos Naturales
con especialidad en Administración de Hidrocarburos.
Lic. Químico Fármaco Biólogo

 

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web


Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.