Venezolanos, Ébola…

Por Noticias ONU

La hudia de los venezolanos puede convertirse «en una crisis»

La Organización Internacional para las Migraciones advierte que la situación de los migrantes y refugiados venezolanos en Sudamérica puede deteriorarse rápidamente y convertirse en una crisis humanitaria.

La OIM recordó que al menos 1,6 millones de venezolanos han salido de su país desde 2015 y se están dirigiendo mayoritariamente a países vecinos.

El portavoz alabó el trabajo “magnífico” que están haciendo los países de acogida, pero alertó de que, si no hay más apoyo de la comunidad internacional, la situación puede empeorar

“Esto se está convirtiendo en un momento de crisis que hemos visto en otras partes del mundo, particularmente en el Mediterráneo», sostuvo Millman. Tenemos que empezar a alinear sus prioridades, financiación y medios para gestionar esto lo antes posible porque estamos viendo señales como los brotes de violencia en Brasil y las medidas restrictivas de algunas administraciones como una alerta temprana de que una situación difícil puede convertirse en una situación de crisis muy rápidamente y tenemos que estar preparados”.

La sequía amenaza los alimentos de 2 millones de centroamericanos

La falta de lluvias ha provocado pérdidas para los agricultores en Guatemala, El Salvador y Honduras y amenaza la alimentación de 2 millones de personas.

Además, la posible llegada del fenómeno El Niño a finales de 2018 puede empeorar la situación.

 Según la FAO y el Programa Mundial de alimentos, en los meses de junio y julio llovió menos de lo habitual lo que afectó el primer y principal ciclo de cultivos. La pérdida total o parcial de las cosechas hará que los agricultores y sus familias no puedan consumir ni almacenar suficientes alimentos en los próximos meses.

El maíz y los frijoles, los principales alimentos básicos, han sido los cultivos más afectados por la sequía, según los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras, que han reportado pérdidas de 281.000 hectáreas de estos cultivos.

El ébola llega a las «zonas rojas» por falta de seguridad

El décimo brote de ébola que sufre la República Democrática del Congo se ha cobrado en tres semanas 63 muertes en el noreste del país, donde se han identificado 103 casos confirmados y probables

Más del 80 % de los casos y las muertes debido al ébola se han dado en y en torno al epicentro del brote, la ciudad de Mangina, en la provincia de Kivu del Norte, lo que es una buena noticia porque son poblaciones accesibles para la OMS y el Ministerio de Salud.

Sin embargo, en una de las “zonas rojas” a las que no hay acceso por la inseguridad, la ciudad de Oicha, esta semana se confirmó el caso de una mujer. Además, allí también hay un caso adicional probable y otro sospechoso.

«La carretera que va a Oicha es una zona roja. Así que por primera vez tenemos un caso confirmado y contactos en un área con alta inseguridad. Era el problema que anticipábamos, pero que a la vez temíamos», explica Peter Salama,  el responsable de la respuesta ante emergencias de la OMS.

Los equipos de la OMS han tenido que llegar a Oicha escoltados por la Misión de la ONU. Se han documentado 97 contactos y se ha comenzado allí la vacunación.

Según ACNUR, más de 100 grupos armados combaten en Kivu Norte y la violencia ha empeorado. Miles de civiles han huido de sus pueblos arrasados y han denunciado ataques brutales.

Se cumple un año de la crisis de los rohinyas

Este sábado se cumple un año del inicio del éxodo de los rohinyás huyendo de la violencia en Myanmar.  Unos 900.000 rohinyás viven en los campamentos viven en Bangladesh, donde se encuentra el mayor campo de refugiados del mundo.

Las agencias de la ONU denuncian que solo han recibido un 33 por ciento de los fondos que solicitaron para atender a estas personas.

Información tomada de: https://news.un.org/es/story/2018/08/1440272

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web