Cómo la energía hidroeléctrica puede ayudar a la acción climática

Credit: Itaipu Binacional

Por Noticias ONU Cambio Climático

Un rápido y responsable despliegue de energía limpia y renovable es crucial para alcanzar el objetivo del Acuerdo de París, que consiste en limitar la temperatura media global para evitar los peores impactos del cambio climático, como tormentas y sequías todavía más graves.

La evolución de la energía solar y eólica ha sido la fuerza motriz de la transición hacia un mundo de bajas emisiones de CO2 en los últimos años. Sin embargo, a pesar de la aparición de nuevas fuentes de energía, una tecnología sigue siendo la piedra angular de la combinación de energías renovables en algunas regiones de la Tierra: la energía hidroeléctrica.

La energía hidroeléctrica representa el 70 % de la capacidad de generación renovable del mundo, una proporción que se eleva a más del 80 % en América Latina, según la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). El sector juega un papel clave en la implementación del Acuerdo de París.

La energía hidroeléctrica mantiene una doble relación con el cambio climático. Por un lado, contribuye a evitar las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la quema de combustibles fósiles. Por otro, es probable que la disponibilidad de agua para la generación de energía se vea afectada por el cambio en los patrones de precipitaciones, que puede reducir el caudal de los ríos. La compañía de energía hidroeléctrica Itaipu Binacional  mostrará las mejores prácticas del sector durante la conferencia COP24 en Katowice (Polonia) en diciembre, con  el objetivo de ayudar a ilustrar el potencial de la energía hidroeléctrica para evitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La central, ubicada en la frontera entre Brasil y Paraguay, es propiedad de los dos gobiernos y proporciona alrededor del 15 % de la energía consumida en Brasil y el 86 % de la energía consumida en Paraguay. Además, ostenta el récord mundial de producción de energía anual en una planta hidroeléctrica, con 103,1 millones de MWh generados en 2016. Se necesitarían unos 500 000 barriles de petróleo diarios para producir la misma cantidad de energía, el equivalente a una quinta parte de la producción petrolífera de Brasil.

Credit: Itaipu Binacional

Mitigación del coste medioambiental y social de la energía hidroeléctrica

El desarrollo de la energía hidroeléctrica conlleva ciertos costes medioambientales y sociales. Entre las consecuencias negativas, en especial en proyectos a gran escala, están la deforestación, el impacto en la vida marina y el desplazamiento de grupos étnicos. Un problema adicional al que se enfrenta el sector es la amenaza que suponen los efectos del cambio climático en el potencial de generación de energía. Entre 2014 y 2017, una sequía sin precedentes redujo la presión del agua en plantas hidroeléctricas en Brasil, lo que se tradujo en un aumento en las tarifas de consumo de agua.

La contribución del sector hidroeléctrico a los objetivos del Acuerdo de París debe considerarse no solo en términos de evitar emisiones de gases de efecto invernadero, sino también como fomento de proyectos que garanticen la minimización de los efectos negativos derivados de grandes proyectos.

Itaipu implementa proyectos en áreas de conservación de biodiversidad y mantenimiento de servicios de ecosistemas y culturas locales, y representa un buen ejemplo de los esfuerzos entre dos países que trabajan conjuntamente para lograr un desarrollo sostenible y el liderazgo en acción climática.

Credit: Itaipu Binacional

En marzo de 2018 la compañía estableció una asociación con el Departamento de Asuntos Económico y Sociales de la ONU bajo el nombre “Soluciones sostenibles para el agua y la energía”. La asociación presentará una plataforma para la iniciativa durante la COP24.

El objetivo es crear una red mundial de interesados para mejorar sus capacidades, el diálogo y la cooperación a todos los niveles, para facilitar la implementación nacional de la Agenda 2030, y en especial el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 6 “Agua limpia y saneamiento”, y número 7 “Energía asequible y no contaminante”. Estos dos objetivos están estrechamente vinculados al ODS número 13 “Acción por el clima”.

“El cambio climático desafía a gobiernos, empresas y otras organizaciones a trabajar juntos para construir un futuro sostenible para todos. Itaipu entiende que no solo debe generar energía limpia y renovable, sino que tiene que fomentar la seguridad del agua, la conservación de la biodiversidad y el desarrollo social en Brasil y Paraguay”, ha explicado el director general de Itaipu en Brasil, Marcos Stamm.

“Itaipu es una asociación binacional que demuestra que el entendimiento entre naciones es clave para facilitar la sostenibilidad y para reducir los impactos del cambio climático”, ha dicho el director general de Itaipu en Paraguay, José Alberto Alderete Rodríguez.

Algunas de las iniciativas emprendidas por la compañía para combatir el cambio climático, garantizar la seguridad del agua y minimizar el impacto social en Brasil y Paraguay son:

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

Abrir chat
Contact us without obligation
Hi
How can we help you?
Powered by