Se presentan en la COP24 las últimas medidas nacionales frente al cambio climático previas a 2020

Créditos: pixabay

Por Noticias ONU Cambio Climático

Una serie de talleres realizados en la COP24 dan a países tanto desarrollados como en desarrollo la oportunidad de presentar las medidas que están tomando para reducir las emisiones antes de 2020.

Los países en desarrollo presentaron sus medidas de mitigación y resaltaron los logros más destacados, así como los retos más duros en estos talleres organizados bajo el lema “intercambio de opiniones con fines de facilitación” (FSV, por sus siglas en inglés). En el sexto intercambio de opiniones con fines de facilitación, por ejemplo, participaron estos 10 países: Andorra, Argentina, Bosnia y Herzegovina, China, Jordania, Líbano, Mongolia, Namibia, Togo y Túnez.

Entre las experiencias que se compartieron se incluyen medidas y políticas para disociar el crecimiento económico del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, con el fin de cumplir los objetivos establecidos en sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC por sus siglas en inglés). Muchos también se han centrado en identificar formas de reconciliar sus prioridades de crecimiento económico con la reducción de las emisiones.

China, por ejemplo, presentó los principales objetivos relativos al cambio climático que se ha propuesto alcanzar para 2020, a saber: reducir un 18 % las emisiones de CO2 por unidad de PIB con respecto a 2015, promover el desarrollo con bajas emisiones de carbono en sectores clave como el de la energía, lanzar un sistema nacional de comercio de derechos de emisión, fortalecer los sistemas nacionales de seguimiento, notificación y verificación (SNV), y difundir la experiencia que ha adquirido a través de proyectos piloto con bajas emisiones de carbono. Entre 2005 y 2015 el consumo de energía por unidad de PIB en China disminuyó un 34 %, lo que supuso un ahorro de 1570 millones de toneladas de carbón estándar, el equivalente a una reducción de 3580 millones de toneladas equivalentes de CO2.

En este sexto intercambio hubo seis países que ya habían participado anteriormente en uno de estos talleres y habían presentado su segundo informe bienal de actualización (IBA), demostrando así su compromiso con este proceso multilateral. Algunos de ellos explicaron sus enfoques innovadores para promover el apoyo de los Gobiernos locales a la aplicación de políticas nacionales de cambio climático. Otros también han promovido alianzas público-privadas y estructuras de incentivos destinados a fomentar la innovación y la tecnología climática.

Algunos países que participaban por primera vez en el proceso de los intercambios identificaron las necesidades de capacidad para tomar medidas de reducción de las emisiones en sectores concretos. Otra necesidad que se destacó fue la de desarrollar y consolidar las disposiciones institucionales existentes para integrar el cambio climático en las políticas, programas y planes nacionales.

En las presentaciones que se hicieron durante las sesiones de intercambio, se demostró que los países en desarrollo se han comprometido a intensificar sus medidas frente al cambio climático en el contexto del cumplimiento de sus contribuciones determinadas a nivel nacional y el logro de un crecimiento económico con bajas emisiones.

Para obtener más información sobre el intercambio de opiniones de países en desarrollo con fines de facilitación, haga clic aquí.

En las sesiones de “evaluación multilateral” se pusieron de relieve los esfuerzos de 11 Partes con economías desarrolladas, a saber: Alemania, Canadá, Eslovaquia, Estonia, Francia, Hungría, Letonia, Lituania, los Países Bajos, la República Checa y la Unión Europea.

La mayoría confiaban en que cumplirían las metas cuantificadas de reducción de las emisiones para el conjunto de la economía que se han fijado para 2020. A día de hoy se prevé que en muchas de ellas los niveles de emisión de 2020 serán inferiores a los previstos hace dos años gracias a sus acciones por el clima.

Para alcanzar sus metas estos países están poniendo en práctica una amplia gama de políticas y medidas que impulsan el progreso. La mayoría de estos países presentó la tarificación del carbono, en forma de impuestos sobre el carbono o de comercio de derechos de emisión, como columna vertebral de sus políticas climáticas.

Por ejemplo, el régimen de comercio de derechos de emisión de la UE es la piedra angular de su política para combatir el cambio climático y reducir de forma rentable las emisiones de gases de efecto invernadero. La UE también presentó otros mecanismos que apoyan la transición a un desarrollo con bajas emisiones. Uno de ellos es el Fondo de innovación, creado para llevar a cabo proyectos de demostración de tecnologías innovadoras en los sectores de la energía y la industria. Otros es el Fondo de modernización, ideado para el sector eléctrico y otros sistemas energéticos más amplios, así como para facilitar una transición justa en regiones dependientes del carbono en diez Estados miembros con rentas bajas.

Canadá ha introducido con éxito una tarificación de referencia para el carbono como uno de los pilares de su marco nacional de crecimiento limpio. El Gobierno federal consiguió la participación de todas las jurisdicciones, los pueblos indígenas, las partes interesadas y los ciudadanos canadienses para desarrollar este marco.

Para obtener más información sobre la evaluación multilateral de países desarrollados, haga clic aquí.

Información tomada de: https://unfccc.int/es/news/se-presentan-en-la-cop24-las-ultimas-medidas-nacionales-frente-al-cambio-climatico-previas-a-2020

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web