Eólica: el paradigma del reciclaje de las renovables

Jorge Luis Filio Flores*

Mientras se celebra el aumento de la capacidad instalada de la energía eólica y su partida en la matriz energética a nivel mundial, las primeras turbinas son retiradas en algunos países por haber llegado al fin de su vida útil. Sin tomar en cuenta las turbinas que se maltratan y deben ser retiradas debido a condiciones climáticas extremas, el desecho que proviene de las turbinas eólicas es un área poco explorada y que, de no abordarse con anticipación, provocará que en un futuro cercano nos encontremos con un problema de gestión de residuos provenientes de la energía eólica. Este artículo versa sobre los retos existentes en cuanto a la recuperación, reciclaje y disposición de los componentes de las turbinas eólicas, principalmente de sus aspas.

Los escenarios pronosticados sobre el desecho de aspas a nivel mundial difieren entre sí: mientras algunos aseguran que este será de 50 mil toneladas para 2020 y 200 mil toneladas para el 2034, otros escenarios más extremos sugieren desechos de hasta 705 mil toneladas en 2030 tan solo en Estados Unidos. Para periodos más largos de tiempo los pronósticos son menos exactos, pero arrojan cifras igualmente preocupantes de entre 21 y 60 millones de toneladas en 2050 de desecho de turbinas eólicas (el escenario más probable en este caso es de 43 millones de toneladas a nivel mundial). Lo que puede asegurarse es que el mayor problema de desecho de esta naturaleza lo sufrirán primeramente los países de la Unión Europea y posteriormente China, con la mayor cantidad de desecho eólico a nivel mundial.

Ante este panorama es necesario analizar las técnicas más efectivas para disponer de los desechos de las turbinas, para lo cual es necesario conocer los materiales de estas mismas, los cuales pueden ser los siguientes: 1) Aleaciones de acero y aluminio; 2) Fibra de vidrio reforzada con resina poliéster; 3) Fibra de vidrio reforzada con resina epoxy; 4) Fibra de carbono o aramidas; 5) Mixtos de fibra de vidrio-carbono; 6) Materiales compuestos de madera, epoxy, o madera-fibra-epoxy. De este conjunto de materiales, las resinas derivadas del petróleo y las fibras sintéticas representan un reto de enorme magnitud para los procesos de recuperación ya que para desintegrarlas son necesarios procesos térmicos de alto consumo energético.

Por ejemplo, la quema de aspas ha sido practicada en diversos países como una alternativa a los vertederos a cielo abierto. Sin embargo, se ha prohibido debido a la generación de gases peligrosos. Llevar a cabo dicha quema en ausencia de oxígeno es un proceso conocido como pirólisis, y se ha estudiado desde hace más de dos décadas para optimizar la desintegración de resinas. A pesar de resultar una alternativa más aceptable respecto a la quema, esta técnica es de costo elevado y difícilmente puede practicarse sin dañar los materiales recuperables, como la fibra de carbono y/o vidrio. Es decir, la única manera de volver costeable esta práctica es la recuperación de las fibras sintéticas para reutilizarlas en la manufactura de nuevas aspas o incluso otros materiales, para lo cual estas fibras recicladas deben mantener ciertas propiedades mecánicas que suelen afectarse durante el proceso de pirólisis. Otras técnicas no puramente térmicas han sido utilizadas, tales como la degradación química de resinas y la recuperación de fibras utilizando fluidos supercríticos como solventes. Esta técnica es conocida como solvólisis y actualmente se investiga su aplicación en la industria eólica, en sustitución o como un proceso complementario a la pirólisis para mantener las propiedades de los materiales recuperables de las aspas.

Es claro que deben existir esfuerzos por parte de las empresas que manufacturan las turbinas eólicas, así como de los países a través de sus órganos encargados de la gestión de residuos, para evitar el problema de desecho de aspas y materiales derivados de las turbinas. Solo de esta manera podrá continuar el crecimiento necesario de la eólica y, al igual que otras energías renovables como la solar fotovoltaica, se podrá evitar la descalificación de este tipo de generación de energía por su difícil reciclabilidad y recuperación.

*jorge-ff@hotmail.com

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web