La ONU impulsa el llamamiento humanitario para ayudar a abordar la «peor peor» crisis de hambre de Zimbabwe

Ahora que Zimbabwe está experimentando su «peor crisis de hambre», la agencia de ayuda alimentaria de la ONU ha revisado su llamamiento humanitario para aumentar la asistencia alimentaria a las personas más afectadas por la sequía, las inundaciones y el estancamiento económico. 

«Ayer, la comunidad humanitaria lanzó un llamamiento urgente por fondos para responder a la difícil situación humanitaria del país», dijo el miércoles el portavoz del Programa Mundial de Alimentos ( PMA ), Herve Verhoosel, a periodistas en Ginebra. «El PMA está destinado a aumentar la ayuda, especialmente para los residentes afectados por la sequía, pero también a desarrollar la capacidad de la comunidad para responder a las crisis climáticas».

Zimbabwe fue una vez conocido como el principal productor de alimentos en la región, una de las canastas de pan de África, pero sus problemas se exacerbaron a principios de este año cuando golpeó el ciclón Idai, afectando a unos 570,000 zimbabuenses, junto con grandes partes de Mozambique y Malawi.

El llamamiento humanitario revisado abarca desde enero de 2019 hasta abril de 2020, con un requerimiento total de $ 331.5 millones necesarios a partir de este momento.

Se requiere ‘asistencia urgente adicional’

Según el PMA, más de un tercio de la población rural, o unos 3,6 millones de personas, sufrirán inseguridad alimentaria en octubre, y en enero la cifra aumentará a 5,5 millones durante la temporada entre cosechas. Además, la mayoría de los 60 distritos de Zimbabwe agotarán sus existencias de maíz en octubre.

«Esto representa el 60 por ciento de la población rural», explicó Verhoosel, y agregó que la agencia de la ONU está proporcionando asistencia alimentaria a 700,000 personas en agosto.

Y «cuando disminuyan las existencias de cultivos, aumentaremos la temporada entre cosechas y ayudaremos a 1,7 millones de personas en octubre-diciembre y dos millones en enero-abril, pero solo si los fondos lo permiten», agregó.

WFP needs $173 million to implement its response plan in the next nine months consisting of a wide-ranging programme of humanitarian actions. The agency is asking the international community to quickly make the funds available.

Mr. Verhoosel flagged that following an emergency response, “we need to think about the long term and continue building local capacity”.

Citing that “the recent abandonment of the US dollar and other currencies for commercial transactions” has negatively impacted the economy, he said that while  the actual rates could be “even higher”, the official year-on-year inflation rate “reached 176 per cent in June, with food prices soaring by 252 per cent”.

«Las crisis climáticas como los ciclones o la sequía también tienen un impacto inmediato, especialmente en la población rural», subrayó el portavoz del PMA, y pidió a la comunidad internacional que «responda favorablemente a esta solicitud de fondos para responder a esta situación urgente».

Información tomada de: https://news.un.org/en/story/2019/08/1043861

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web