Unos cuantos rayoncitos (maneras, protesta y patrimonio)

Joel Zamora Morales

Frida Kahlo, Unos cuantos piquetitos. Museo Dolores Olmedo, Ciudad de México. Óleo [48x38cm]

Ciudad de México, 1935.- La nota roja de un periódico local relataba “Hombre mata a mujer con arma punzocortante y en su defensa subestima su delito declarando ante el tribunal que ‘tan solo fueron unos cuantos piquetitos’”. La nota termina “De acuerdo con la policía fueron veinte puñaladas fatales en numerosas partes del cuerpo las que fulminaron a la víctima”. Palabras más, palabras menos debió haber leído Frida Kahlo quien se propuso representar dicha escena en forma de exvoto.

Algunos detractores de Kahlo calificarán a Unos cuantos piquetitos como la puesta en perspectiva de la nociva relación entre la pintora con Diego Rivera, sin embargo, Sandra Barba (Letras Libres, 06 junio de 2017) propone librarse del prejuicio de género del que ni Frida se salva y nos convida a ofrecerle una nueva mirada: el óleo retrata la realidad descarnada que se vive en México, en donde se asesinan mujeres de norte a sur. Pierden sus nombres. Son tantas que pasan a ser cifras. Las historias más crueles quedan documentadas como agrias notas sensacionalistas a las que tanto nos hemos acostumbrado.

A raíz del debate suscitado en torno a la protesta contra la violencia hacia las mujeres del pasado viernes 16 de agosto [16A] en la Ciudad de México, la comentocracia mexicana ha crispado las redes discutiendo sobre cuáles-sí y cuáles-no son las maneras legítimas de acción para manifestarse y cambiar el sistema, ese que vuelve víctimas a miles de mujeres cada año en nuestro país. De numerosas  (sí, se han explorado varias) de expresar el dolor y la injusticia, Frida optó por la pintura (no, no es surrealismo).

Unos cuantos piquetitos, es una mirada retrospectiva a la década de los treinta pero también a la del presente. El horror es el mismo, el descaro también, cada vez son más las ausentes. El asesino observa a su víctima con rostro satisfecho, la postura denota ausencia de remordimiento, aún sostiene el cuchillo. Kahlo nos invita a ser testigos de una escena profana desde el simbolismo catártico que nos revela su carga trágicamente divina, el exvoto. Pero en este caso el santo está ausente, ¿Quién salvó a aquella mujer? Nadie, la sangre desborda hasta el marco del cuadro, ¿Cómo reacciona el espectador? ¿Cuántos no han tachado a Unos cuantos piquetitos de obra de mal gusto o de morbosa? El asesinato es algo desagradable ¿o no?

Para sorpresa o disgusto de algunos, Unos cuantos piquetitos, así como la obra entera de Frida Kahlo está catalogada como Patrimonio Nacional desde 1984. A partir de 1985 hasta la fecha el acumulado de defunciones femeninas con presunción de homicidio es de 60 mil 292 (y contando) a  nivel nacional. Las maneras más recurridas por los asesinos para agredir son las armas de fuego, objetos cortantes y ahorcamiento (Datacívica, 2019).

¿Patrimonio? Patrimonio, palabra que hasta hace unas semanas no resonaba con tanto orgullo y gallardía en los paladares de la comentocracia mexicana, hoy se ha convertido en el término más recurrido para alimentar la condena contra los hechos ocurridos durante la manifestación del 16A. El concepto de patrimonio evoca a los bienes materiales o inmateriales cuyas cualidades o contenido simbólico son reconocidos por una sociedad percibiéndolos como propios y surge de la necesidad de salvaguardar los elementos representativos de la identidad de sus miembros. Es a partir de la percepción colectiva que se legitima su valor y se reconocen así los principios que estructuran a cada sociedad.

El término patrimonio alude necesariamente a las preguntas ¿A qué le otorgamos ese valor? ¿Qué merece ser protegido?  Las opiniones vertidas las últimas semanas varían, sin embargo, nos ha quedado claro que la Victoria alada, mejor conocida como el Ángel de la Independencia forma parte esencial del catálogo patrimonial o al menos así lo expresaron numerosas voces que se pronunciaban contra las pintas (legítimas) plasmadas por las y los manifestantes en el monumento durante la manifestación. Volvamos a mirar, el hecho es que quienes protestaron se apropiaron de un monumento que representa mejor que ningún otro la conquista popular y apropiación del patrimonio. Recordemos que el Paseo de la Reforma fue trazado durante el segundo imperio mexicano con Maximiliano de Habsburgo a la cabeza, y que en su momento fue nombrado como el “Paseo de la Emperatriz” por lo que su disfrute estaba pensado especialmente para una minoría privilegiada de la población. Más tarde, durante el Porfiriato fungió de zona residencial que albergó a los lujosos palacetes de la burguesía de la época. Fue en el ocaso de este periodo reconocido nocivo para las masas populares cuando se erigió la Victoria Alada.   

 La comentocracia, siempre propositiva, añadió al debate el término vandalismo que está definido por la RAE como: “espíritu de destrucción que no respeta cosa alguna, sagrada ni profana”. Una reflexión surge a partir de lo anterior. Los y las manifestantes del 16A acudieron al Ángel no para destruirlo, sino para verter en él su dolor. El asesinato y la violencia, en cambio, no respetan, sí destruyen y profanan lo sagrado. Al momento de escribir estas páginas, una amiga cercana se encuentra recuperándose física y emocionalmente de una agresión que sufrió en la vía pública, mi prima debe de tomar aún más precauciones al salir de sus cursos vespertinos de la universidad y mi madre a diario debe de cambiar de ruta cuando sale a caminar por la mañana con los perros.

Quienes plasmaron sus reivindicaciones en el monumento más bien reconocían la carga simbólica del sitio pues lo escrito no son frases carentes de sentido ni de motivo, nacen del derecho a la memoria y a la vida. Debemos aprender a aceptar lo que nos hiere como sociedad y cambiarlo. La salida fácil es olvidar, borrar los trazos de realidad hiriente. Nos duele ver al querido Ángel de la independencia vulnerable, no está a discusión. Pero no podemos celebrar ninguna victoria mientras la mitad de la población de México está amenazada por el simple hecho de existir. Habrá que replantearnos el rol de los monumentos más allá de su valor estético y adherirlo al presente con todo y sus justas protestas sociales. ¿Quién ha reaccionado a las frases de protesta presentadas en infinidad de muros, estaciones de metro, cartulinas o mantas? Si nos manifestamos ante el Ángel para celebrar nuestras alegrías ¿Por qué no así nuestra rabia? ¿Qué son unos cuantos rayoncitos comparados con la catástrofe que es la inseguridad? Tornemos a las luchas que otorgan sentido justamente a aquellos bienes que decimos y queremos como nuestro patrimonio. La cantera escurre grafiti, los cuerpos sangre. Los segundos lamentablemente no se restauran. 

No quisiera calificar de casualidad el que los sucesos del 16A hayan ocurrido a los pies de la Victoria Alada, escultura inspirada en Antonieta Rivas Mercado, mujer excepcional y culta quien adelantada a su época fue baluarte en la promoción y defensa de la cultura en México, luchó por el derecho de la mujer al voto y a la educación para el pueblo pues el conocimiento, creía vehemente, era la única manera de lograr la libertad. Escritora, actriz, políglota, traductora, entre muchas virtudes más, Antonieta se quitó la vida el 11 de febrero de 1931 de un tiro en el corazón en la catedral de Notre-Dame, en París. Su decisión estuvo impulsada por la indignación ante la convulsionada y lamentable situación por la que cruzaba el país, así como el injusto trato que recibió de quienes ella defendió en algún momento. Antes de morir, la mujer alada que se levanta triunfante cada que alzamos la vista en Reforma declararía: “¡Tan chulo nuestro México! ¡Tan puerco, les dije, tan puerco como todos los que ven con indiferencia aquella situación! ¿Qué no les da asco?”. Antonieta desapareció cuatro años antes de que Frida creara Unos cuantos piquetitos.

Pronto las calles de nuestro país se teñirán de tricolor. Reconozcamos las luchas que buscan un cambio para todas y todos. Demos sentido y congruencia a nuestros valores como sociedad. Además de gritar ¡Que viva México!, propongo incluir en nuestra arenga, ¡Que vivan las mexicanas!

#EllasSíMeRepresentan #LasQuieroVivas #NiUnaMenos 

Andrea Murcia/Cuartoscuro

REFERENCIAS

Barba, S. (06 de junio de 2017). El feminicidio detrás de “Unos cuantos piquetitos”. Letras Libres. México. Disponible en: https://www.letraslibres.com/mexico/arte/el-feminicidio-detras-unos-cuantos-piquetitos

Diario Oficial de la Federación de México (1984, 18 julio). Decreto por el que se declara monumento histórico la obra de Frida Kahlo. Secretaría de Educación Pública. Disponible en: https://inba.gob.mx/multimedia/transparencia/transparencia-focalizada/9grandes/kahlo_DOF_18_jul_1984.pdf

ONU-Gobierno de México (2017). La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016. ONU mujeres. Secretaría de Gobernación. INMUJERES. Primera Edición, México. Disponible en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/293666/violenciaFeminicidaMx_07dic_web.pdf

Rincón, S. (24 de enero 2018). Con dos feminicidios diarios durante 2017, la violencia contra las mujeres en México aumenta 72%. Univisión Noticias. [En línea]. Disponible en: https://www.univision.com/noticias/america-latina/con-dos-feminicidios-diarios-durante-2017-la-violencia-contra-las-mujeres-en-mexico-aumenta-72

Hernández, B. R. (19 de febrero 2019). Las dramáticas cifras de los feminicidios en México. RT noticias. [En línea]. Disponible en: https://actualidad.rt.com/actualidad/306053-dramaticas-cifras-feminicidios-mexico

Jasso, C. y Gonzáles, K. (10 de septiembre 2018). Brechas en la medición de feminicidios en México. Animal Político. [En línea]. Disponible en:https://www.animalpolitico.com/el-blog-de-causa-en-comun/brechas-en-la-medicion-de-feminicidios-en-mexico/

DATACÍVICA (2019). “Claves para entender y prevenir los asesinatos de las mujeres en México”. Reporte. [En línea]. Disponible en: http://datacivica.org/assets/pdf/claves-para-entender-y-prevenir-los-asesinatos-de-mujeres-en-mexico.pdf

El Universal (26 de agosto 2019). Aumenta violencia contra las mujeres en México; en 2019 se han asesinado a 2 mil 173. Redacción. [En línea]. Disponible en: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/aumenta-violencia-contra-las-mujeres-en-mexico-en-2019-se-han-asesinado-2-mil-173

Real Academia Española de la Lengua. Definición de “Vandalismo”. [En línea]. Disponible en: https://dle.rae.es/?id=bKgI2f4

Vaaju, (April 15, 2019).  The tragic story of Antonieta Rivas Mercado at Notre Dame. [En línea]. Disponible en: https://vaaju.com/mexicoeng/the-tragic-story-of-antonieta-rivas-mercado-at-notre-dame/

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web