Guterres viaja a Bahamas para expresar la solidaridad de las Naciones Unidas tras el paso de Dorian

Nada más llegar al país caribeño, el titular de la ONU explicó que este tipo de fenómenos suceden con una creciente intensidad y frecuencia debido al calentamiento de los océanos, pero recordó que la ciencia nos dice que esto es solo el principio y, si no se toman medidas, esto solamente va a ir a peor.

El Secretario General llegó este viernes a Nassau, la capital de Bahamas, en una visita de dos días en la que mantendrá entrevistas con las autoridades y se encontrará con los afectados del huracán Dorian. También quiere ser testigo directo del impacto causado por este fenómeno y evaluar qué más puede hacer la ONU para ayudar a aliviar el sufrimiento de la población.

“Estoy aquí para expresar la solidaridad de las Naciones Unidas y la comunidad internacional con el Gobierno y el pueblo de Bahamas tras la implacable devastación del huracán Dorian. Traigo las más profundas condolencias a quienes han perdido a sus seres queridos y mi empatía a todos aquellos que han perdido sus casas y comunidades”, dijo António Guterres en una comparecencia ante la prensa.

En la comparecencia estaba presente también el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, quien poco antes había informado al responsable de la ONU sobre la respuesta completa del Gobierno a la crisis creada por el huracán.

Si no se toman medidas, esto solamente va a ir a peor.

Tras escuchar al gobernante, Guterres dijo que el valor y el compromiso de los habitantes de Bahamas durante estos tiempos difíciles “son una fuente de inspiración”. También habló del trabajo de la ONU en el país.

“Las agencias humanitarias de las Naciones Unidas están en el terreno apoyando los esfuerzos del Gobierno y espero que el tiempo meteorológico me permita viajar pronto (por el país) para ver el impacto por mi mismo y evaluar qué más podemos hacer”, explicó.

Los huracanes han puesto el turbo

A continuación, explicó que “en nuestra nueva era de la crisis climática, los huracanes y tormentas han metido el turbo y suceden con una creciente intensidad y frecuencia por la directa acción del calentamiento de los océanos. La ciencia nos dice que esto es solo el principio. Si no se toman medidas, esto solamente va a ir a peor”.

Guterres, para quien el cambio climático se ha convertido en la batalla de su vida, aseguró que el calentamiento global tiene tres impactos injustos.

“Primero, afecta a los países con menos emisiones de efecto invernadero, las Bahamas con un buen ejemplo; segundo, son los pobres y los más vulnerables los que sufren más; y tercero, la repetición de las tormentas sume a los países en un ciclo de desastres y deuda”, declaró.

Y añadió que, si bien el coste financiero de Dorian no es claro todavía, rondará los miles de millones de dólares y no se puede esperar que Bahamas lo asuman por sí solas: “Estos gigantescos desastres exigen una nueva respuesta multilateral» y financiar los costes del calentamiento global «es parte de esa respuesta”. Guterres solicitó a la comunidad internacional a que entregue los cien mil millones de dólares anuales a los que se ha comprometido en el pasado para estos efectos.

Si el tiempo meteorológico lo permite, se espera que el Secretario General viaje mañana a la isla de Ábacos, donde el 90% de las infraestructuras y de las viviendas han sido destruidas por el Dorian.

Información tomada de: https://news.un.org/es/story/2019/09/1462102

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web