¿Cuáles fueron los resultados de la 50 edición del WEF en Davos?

Andrea Santiago, Daniel Concha, Omar Ramírez, Genaro Cerón y Sergio García*

Klaus Schawb, fundador del World Economic Forum, cuya sede está en Ginebra, Suiza, indica que “La Primera Revolución Industrial utilizó el poder del vapor para mecanizar la producción. La Segunda usó la potencia eléctrica para hacer posible la producción en masa. La Tercera Revolución por su parte se valió de la electrónica y la tecnología de la información (TI) para automatizar dicha producción. Ahora, una Cuarta Revolución Industrial está surgiendo, caracterizada por una fusión de la tecnología que cruza los límites digitales, físicos y biológicos.”

La 4ª Revolución Industrial no es el futuro, sino el presente, porque vivimos en un mundo globalizado y con interdependencia. Unos cuantos ejemplos son la nanotecnología, inteligencia artificial, robótica, vehículos autónomos, almacenamiento de energía, computación cuántica, impresión 4D y más, permitiéndonos un cambio sustancial en nuestra vida diaria.

Esta quincuagésima edición tiene como objetivo ayudar a los gobiernos e instituciones internacionales a avanzar en la consecución de los objetivos del Acuerdo de París aunado al cambio de su manifiesto para empresas entorno a la edición 2020. Entorno a estos temas, la ecología, una economía más inclusiva y el despliegue de las herramientas de la cuarta revolución industrial fueron algunos de los ejes más importantes de esta edición.

Por supuesto, uno de los retos más importantes para los gobiernos, empresas e instituciones internacionales, es procurar mantener un nivel de temperatura atmosférica para evitar el deshielo de los polos y otras consecuencias lo cual es un reto estrechamente ligado con los acuerdos de París y lo cual trae consigo la necesidad de implementar estrategias a nivel mundial para conseguirlo. Pero de la mano con este problema del cambio climático también viene la inclusión económica a nivel internacional dando lugar a la necesidad de que todos los habitantes de las naciones tengan acceso a los beneficios del crecimiento económico y por ende del devenir tecnológico el cual también influye en la economía global.

Sin duda la triada de economía incluyente, tecnología y cambio climático tienen puntos de convergencia que los hacen ser cruciales para el futuro de nuestras sociedades en una convergencia armoniosa donde la industria tecnológica no solo genere movilidad económica sino que también ayude a reducir el impacto ambiental de las actividades humanas.

El contexto actual de nuestro planeta fue descrito con dos palabras por el director general  de la ONU, “incertidumbre e inestabilidad”, lo cual hace referencia al punto de inflexión en el que nos encontramos tanto en el ámbito ecológico como en el económico. Sin embargo, es precisamente Davos, el marco de acción idóneo para reconsiderar las prioridades y valores que reformarán este panorama que hasta el momento, parece tan adverso.

La edición 50 de Davos se centró por mucho en el Cambio Climático, el cual es el principal riesgo que la humanidad enfrenta actualmente como se puede notar en el Reporte Global de Riesgos 2020 creado por el Foro Económico Mundial. Este tema representó un foco en la atención puesto que fueron señaladas las pocas o nulas acciones globales que se están realizando para aminorar este riesgo y se llamó a las entidades gubernamentales, empresariales y sociales a actuar la brevedad ya que, en palabras de Antonio Guterres “el planeta no será destruido, lo que será destruido será nuestra capacidad de vivir en este planeta”

Igualmente, durante la edición se agradeció la participación juvenil y se invitó a seguir presente en los compromisos globales tomando acciones en los mismos. Un ejemplo sobre cómo pueden insertarse, son los Lighthouse Projects, los cuales fueron presentados en esta edición de la reunión anual a través de un reporte emitido por el Foro. Estos más de 160 proyectos de alto impacto, involucran al sector público, privado y a la sociedad civil organizada, se encuentran consolidados y poseen un alto potencial de replicabilidad, es por ello que se presentan como una perfecta oportunidad para que los jóvenes los lleven a otras partes del mundo donde puedan seguir desarrollándose. 

Adicionalmente, como cada año, fueron expuestos diversos proyectos y acciones para beneficio de la sociedad, algunas de ellas son:

  • Acuerdo Global para plantación de 1 trillón de árboles.
  • Fondo de 3.3 millones de dólares para desarrollo sostenible.
  • Fue firmado un acuerdo de manejo ético de plataformas digitales.
  • Se concretó una iniciativa para reducir el riesgo de tuberculosis en los países con mayores índices.
  • Compromiso de corporaciones global para crear alianza que frene ataques cibernéticos.

Davos terminó, pero la tarea pendiente es compartir los resultados y poner en práctica lo que todo buen líder del WEF conoce: what happens in Davos should not remain only in Davos.

Bibliografía:

  • The Fourth Industrial Revolution from Klaus Schwab. World Economic Forum, 2016.
  • The Global Risks Report 2020. World Economic Forum, 2020.
  • Stakeholders for a Cohesive and Sustainable World: The Role of Lighthouse Projects. World Economic Forum, 2020.

* Global Shapers Puebla Hub 2020:

https://www.globalshapers.org/hubs/puebla-hub

 

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web

Abrir chat
Contact us without obligation
Hi
How can we help you?
Powered by