La 4ª Revolución Industrial en tiempos del COVID

 Sergio García Sánchez, Global Shaper Puebla Hub

Klaus Schawb, fundador del World Economic Forum, cuya sede está en Ginebra, Suiza, indica que “la Primera Revolución Industrial utilizó el poder del vapor para mecanizar la producción. La Segunda usó la potencia eléctrica para hacer posible la producción en masa. La Tercera Revolución por su parte se valió de la electrónica y la tecnología de la información (TI) para automatizar dicha producción. Ahora, una Cuarta Revolución Industrial está surgiendo, caracterizada por una fusión de la tecnología que cruza los límites digitales, físicos y biológicos.”

La 4ª Revolución Industrial no es el futuro, sino el presente, porque vivimos en un mundo globalizado y con interdependencia.         Unos cuantos ejemplos son la nanotecnología, inteligencia artificial, robótica, vehículos autónomos, almacenamiento de energía, computación cuántica, impresión 4D y más permitiéndonos un cambio sustancial en nuestra vida diaria, tal y como ha marcado el COVID19 en la actualidad.

A ese respecto, Puebla no es la excepción, porque si algo destaca a la 4ª Revolución Industrial son tanto la velocidad como la magnitud de la ola de innovación disruptiva que estamos atestiguando en varias ciudades del plantea, tal y como menciona Giovanni Gali: “Para que las sociedades del mundo puedan adaptarse a la cuarta revolución industrial, cada actor social debe asumir de manera responsable mas no limitativa su papel en torno a las Economías Locales con nuevos enfoques empresariales que potencialicen el uso de plataformas digitales, aprovechando al máximo las herramientas disponibles para generar y analizar datos de oferta y demanda de productos y servicios, los cuales también van evolucionando, incentivar la segmentación y atención personalizada y generar protocolos que respondan ante situaciones de crisis en las economías del mundo, migrar al mundo digital es un paso importante para garantizar que estas se mantengan activas a pesar del contexto físico. Para que esto funcione, debemos llenar los vacíos en la normatividad de actividades como la Economía Colaborativa y las fuentes de generación de información que protejan tanto al emprendedor como al consumidor y/o al usuario.”

La creación y articulación de dichas economías locales son elementos primordiales para propiciar una etapa de evolución no sólo de la 4a revolución industrial, sino para que de manera disruptiva cambien paradigmas tecnológicos en la economía colaborativa que tanto se requiere para enfrentar el COVID19.

A ese respecto, junto con los Médicos, Enfermeras, Camilleros y Personal de salud, los jóvenes podemos ayudar mucho, ya que como dice mi colega Zamantungwa Khumalo de África: “El liderazgo no tiene título, ni edad, y tiene muy poco que ver con ser un funcionario electo o CEO de una compañía. El liderazgo es nuestra capacidad de actuar y jugar un papel activo en nuestras comunidades.”

Con la tecnología necesitamos crear sistemas que nos unan y no tecnologías aisladas, tal y como nos ha ejemplificado el Profesor Klaus Schwab, al tiempo de recordarnos que nuestra generación necesita dominar las tecnologías con fines productivos, en vez de ser dominados por ellas al servicio de fines ajenos que nos separen y que dificulten nuestra vida, en vez de facilitarla.

Los anteriores ejemplos nos muestran que sí es posible desarrollar un papel activo en nuestras comunidades, es decir, pensando global, pero actuando localmente como recomiendo no temiéndole ni a la tecnología, ni a la 4a Revolución Industrial; sino entendiéndola para adaptarnos sabiendo primero saber qué es, de qué se trata, cuáles oportunidades representa y sobre todo cómo nos puede beneficiar en nuestra vida diaria, ya que si nosotros no lo hacemos aquí en nuestro planeta, entones ¿dónde?; si no lo resolvemos ahora, la pregunta es ¿cuándo? y si no somos nosotros y ustedes, entonces ¿quiénes?.

Bibliografía:

  • The Fourth Industrial Revolution from Klaus Schwab. World Economic Forum, 2016.

Dejar un comentario

nombre

correo electrónico (no publicado)

sitio web