Premio Nobel al Programa Mundial de Alimentos: La comida es la senda que conduce a la paz

Si no atendemos las necesidades de los más hambrientos puede llegar a producirse una pandemia de hambre de dimensiones más grandes que la de la COVID-19, alerta la agencia humanitaria de la ONU. Según sus estimaciones, 270 millones de personas, una cifra superior a toda la población de Europa occidental, “caminan hacia la inanición” en este momento.

Las emisiones de CO2 rompen otro récord: un calentamiento global catastrófico amenaza el planeta

Para que el calentamiento se estabilice, es imprescindible reducir desde ya las emisiones de dióxido de carbono con vistas a llegar a neutralizarlas por completo. Sin embargo, la humanidad lleva la tendencia contraria: el mundo todavía está en camino de un aumento catastrófico de la temperatura superior a los 3 grados, lo que tendrá devastadoras consecuencias sobre el planeta. La recu

El chef ecuatoriano Rodrigo Pacheco, embajador de Buena Voluntad de la FAO para el año de la Sanidad Vegetal

La misión del cocinero representa una oportunidad de concienciar e inspirar a la sociedad en el cuidado de la naturaleza. Pacheco promoverá la importancia de la sanidad vegetal en América Latina y el Caribe, escribirá un recetario de ámbito regional que incluirá el rescate de productos propios y conducirá una serie de conversatorios y actividades de campo.

El cierre de escuelas debido al COVID-19 daña el aprendizaje, UNICEF llama a dar prioridad a su reapertura

Aunque la evidencia ha demostrado que no hay relación entre la operación regular de las escuelas y la transmisión comunitaria del coronavirus, unos 90 millones de niños resultaron afectados con el nuevo cierre de los centros escolares en distintos países. Los gobiernos deben tomar todas las medidas sanitarias necesarias para mantenerlos abiertos y evitar un daño continuo al aprendizaje y bienestar de los estudiantes, dice el organismo de la ONU para la infancia.

El 2020, otro año de ventaja para el cambio climático

Un número récord de tormentas en el Atlántico con huracanes de categoría 4 consecutivos e incendios forestales que consumieron vastas áreas de Australia, Siberia, Estados Unidos y América del Sur, así como 10 millones de desplazados en África y Asia por lluvias históricas, fueron solo algunas de las huellas que dejó este año el cambio climático impulsado por la actividad humana. El calor llegó a niveles sin precedentes en el Ártico y el océano, con consecuencias para los ecosistemas, nuestra alimentación y el futuro de la humanidad.

“Nuestro planeta está estropeado”, afirma el Secretario General y alerta de una actitud “suicida” de la humanidad

“La naturaleza precisa de un rescate financiero”, dice António Guterres, advirtiendo que la pandemia de COVID-19 y el clima han colocado al mundo en un punto crítico desde el cual no se puede volver al modelo de inequidad, injusticia y explotación voraz del planeta. “Es el momento de transformar la relación de la humanidad con la naturaleza y la relación entre los seres humanos. Esa es la lección del 2020”, apunta.

La COVID-19 duplica las necesidades humanitarias: se necesitan 35.000 millones de dólares para los más vulnerables

La pandemia está haciendo estragos entre los grupos más indefensos de la población. La crisis del COVID-19 ha disparado el número de personas que necesitan asistencia humanitaria en todo el mundo a un nivel sin precedentes: 235 millones de personas requieren ayuda, lo que supone un aumento del 40% respecto al año pasado. Si todos los que necesitarán ayuda humanitaria el próximo año vivieran en un solo país, éste sería la quinta nación más grande del mundo. El panorama humanitario que se presenta es la perspectiva más sombría y oscura sobre las necesidades humanitarias que jamás se haya establecido.