El control del último brote de ébola deja enseñanzas para el combate al COVID-19

El fin del brote en la República Democrática del Congo se logra tras más de cinco meses de trabajo conjunto del gobierno y la agencia de salud de la ONU, que insta a aplicar la experiencia adquirida en la gestión de esta enfermedad en los planes de respuesta a la pandemia de coronavirus. Por ejemplo, la tecnología utilizada para mantener la vacuna contra el ébola a temperaturas extremadamente frías será útil cuando se transporte una vacuna contra el COVID-19.

La ONU ayuda a los damnificados por el huracán Eta en América Central y el sur de México

El meteoro agrava la falta de alimentos en Centroamérica en un momento en el que de por sí había aumentado el hambre debido a la pandemia del coronavirus. Eta, uno de los peores desastres de los últimos veinte años en la región, dejó cerca de tres millones de siniestrados en Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y el sur de México.

Sin la vacunación adecuada, el sarampión vuelve a los niveles de contagio de 1996

El año pasado se registraron más de 800.000 casos mientras las muertes por esta dolencia aumentaron casi un 50% en los últimos cuatro años. El futuro no es halagüeño: más de 94 millones de personas se encuentran desprotegidas ya que 26 países interrumpieron sus campañas de vacunación debido a la pandemia del COVID-19. En el lado positivo, la vacunación ha salvado más de 25,5 millones de vidas en todo el mundo desde el año 2000.

Ningún sistema sanitario está preparado para almacenar y transportar dos de las vacunas contra el COVID-19

Ningún sistema de salud del mundo está preparado para cubrir las necesidades de almacenamiento y transporte de la cadena de frío de dos de las vacunas de la COVID-19 que actualmente se encuentran en la tercera fase de ensayos clínicos, entre ellas la anunciada este lunes por la empresa farmacéutica Pfizer, afirmó este miércoles la agencia regional de salud de la ONU.

La recuperación del mercado laboral en América Latina tras la pandemia será lenta

Los mercados laborales de América Latina y el Caribe están siendo golpeados por la pandemia del COVID-19 de una manera nunca vista lo que se ha traducido en la mayor contracción de los últimos 100 años con fuertes costos económicos, laborales, sociales y productivos. Los mayores efectos se sintieron en el segundo trimestre del año en el que se estima una pérdida de aproximadamente 47 millones de empleos